17 de septiembre de 2007

El parque Vigeland

Ayer me fui a dar un paseo turístico por el parque Vigeland. Es el parque más famoso de la ciudad. Fue diseñado por el escultor Vigeland a principios de siglo pasado. Es bastante grande y, como todo aquí, tiene mogollón de vegetación y flores. No me extraña que esté todo tan verde porque llueve bastante.

Lo que hace interesante al parque Vigeland es que tiene mogollón (pero mogollón) de estatuas y casi todas talladas por el Sr. Vigeland (que ya se nos está haciendo un poquito cansino). Una de las cosas que más me ha llamado la atención de Oslo es el número de estatuas que tiene por sus calles, es una pasada. Y ya he visto dos dedicadas a presidentes de EEUU una a Abraham Lincoln y otra no me acuerdo a quién. Tengo que averiguar que les pasa a los Osleños con los presidentes de EEUU.

El parque me gustó mucho. Es super espectacular sobre todo la zona del puente con todas las estatuas y el monolito de granito, que es como el monolito de granito más grande del mundo. Lo cual me lleva a recordar que en Cella está el pozo artesiano más grande del mundo. Pero eso es otra historia.

Total, que en el puente de las estatuas, la más famosa de ellas (son todas muy raras) es la de un niño berreando, que los noruegos llaman el "Sinnataggen”. El niño según mi guía, podría ser el propio hijo de Vigeland. Parece ser que si le tocas la mano al niño (que la tiene desgastada de tanto que se la tocan, como dijo Josefina) pues pasa algo. ¿Y qué pasa? Pues no lo sé. Lo tengo que averiguar. Pero yo por si acaso se la toqué ;)


5 comentarios:

LaXurri dijo...

Quién te hizo la fotografía si no es mucha indiscrección?

Ángel dijo...

La fotografía me la hizo un señor muy amable que pasaba por ahí y que no tenía mucha idea de echar fotos..

laura dijo...

hola Pichon!!!!

yo se lo que pasa si le tocas la mano al niño, y es que tu madre te manda jamon a noruega jejeje
un besote

-lau-

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Ángel dijo...

Si bueno, el problema es que algunos no le tocaban precisamente la mano al chavalillo, ¿Qué te mandan entonces??